VOLUNTARIADO

colabora

Pocas cosas son tan gratificantes  como implicarse en un proyecto humanitario.

Si se desperto en ti el espiritu solidario, ven a nuestra escuela .Y aunque necesitamos sobre todo profesores, pedagogos, terapeutas… como lo que mas nos interesa es humanidad,  si no estas en ninguno de estos ambitos, no te lo pienses dos veces; contactanos , pues hay un lugar a tu medida.

Ya son muchos los voluntarios que han aportado su granito de arena .

Ven y viviras experiencias realmente intensas que te llenaran de plenitud, como pocas cosas en esta vida.

 

Amanece en

Zapallal

fundacion iquanima
Reproducir vídeo

Carta de una Cooperante

Arena, pobreza, cielo gris
Chabolas, suciedad, escasez
Maltrato, casos de violaciones, abandono
exclusión social, violencia y miedo.

Estas eran unas de las palabras que más se repetían al organizar el voluntariado, de lo que me explicaban sobre lo que me podía encontrar al abarcar esta aventura, supongo que para “prepararme para lo peor”
¿Y que más te pueden decir de un voluntariado en una zona pobre de Lima?

“Ves con cuidado” “Cuídate”
“Si eres mujer mejor no vayas sola” “Mejor no lleves nada de valor y no lleves joyas”

No lo negaré, en las horas de vuelo me replanté lo que estaba haciendo (un poco tarde ¿No?) pero quien me conoce bien sabe que llevaba años queriendo hacer un viaje así, y quien me conoce mejor sabe que uno de mis sueños era ir a Perú.

Es verdad, cuando llegas te encuentras con toda la lista de palabras mencionadas.
Estas y más. Te explican historias de niños con los que convives, historias peores que tus peores pesadillas, más duras que una vida sin cielo azul.

Y después están ell@s. Llegas y te encuentras la gente más maravillosa que he conocido jamás, gente que del nada te da todo y del todo te da más. Gente donde predomina la amabilidad, el compañerismo, el bien por el otro, la responsabilidad y la gratitud. Gente que aunque esté en la miseria, te regala su mejor sonrisa.
Y Ellos.
Los que hacen el proyecto posible. Los que luchan por la educación y felicidad de los niños. Los que no hacen un proyecto en un colegio, sino hacen una familia en este.

Y están también los niños que, faltos de amor y de abrazos, se pasan todo el día dándote abrazos dignos de películas de Hollywood. Donde te dan besos y te enseñan cosas, quieren jugar a fútbol y después bailar, niños que no quieren volver a sus casas porque en el colegio son felices.

Nunca había visto un sitio tan desolador con tanta esperanza, Tanta tristeza y angustia acompañados de tanto amor y sonrisas.

Y es que para mi este voluntariado si que ha tenido las primeras palabras, pero ha tenido mucho de las últimas.

Respeto, sonrisas, amor, familia